the short story project

search
Bienvenido, Bob

Daniel Blaustein sobre:

Bienvenido, Bob por Juan Carlos Onetti

El tema que mayor fuerza y mayor profundidad le imprime a la obra (a toda la obra) de Onetti, es el tema del Tiempo: el tiempo, y su inexorable efecto corruptor en el ser humano. La trama de «Bienvenido, Bob» es narrada por un narrador-protagonista de quien, en realidad, no sabemos mucho: no conocemos su nombre, ni su pasado, ni sus rasgos físicos. Su edad puede ser 30 o 40 años; no es mucho. Sin embargo, según la mirada cruel e impiadosa del joven Bob, el protagonista ya se encuentra del «otro» lado del límite, es decir, en «el tenebroso y maloliente mundo de los adultos». Alguna vez, el narrador pensó que casándose con Inés –la hermana de Bob– él podría recuperar la pureza de su juventud. Bob, por su parte –y éste es su error fatal– es incapaz de proyectarse al otro lado del límite: él habla y se comporta como un adolescente eterno. Pero el tiempo humano –ya lo hemos dicho– pasa para todos, y es irreversible. «Ahora» el narrador lo sabe muy bien: él sólo debe esperar que el tiempo haga lo suyo –que Bob se convierta en Roberto, que éste ingrese «en la sucia vida de los hombres»– para poder ejecutar su venganza. O mejor aún: para «vivir» en el deleite sádico de la venganza. La palabra «Bienvenido» que aparece en el título, posee un sentido irónico demoledor.

0