Write Stories
El Cruce del Pozo de Agua Fresca

Editorial sobre:

El Cruce del Pozo de Agua Fresca por Aravind Adiga

“El objetivo de Lonely Planet”, tal como aparece escrito en la portada de cada guía para viajeros de esta editorial, “es hacer que los viajeros curiosos puedan experimentar el mundo y llegar verdaderamente al corazón de los sitios que ellos visitan”. La colección “Entre los asesinatos”, de la que se ha extraído el cuento que aquí presentamos, despliega un juego cruel e irónico con esta declaración –propia de toda guía para viajeros moderna– al mismo tiempo que ella enmascara conscientemente, por supuesto, los mismos “truismos” que pueden estorbar la experiencia turística. Aravind Adiga trabajó en esta colección de relatos mientras escribía su novela “El tigre blanco”, por la que ganó el Premio Booker en 2008. Los dos asesinatos a los que refiere el título son el de la ex-primer ministra de la India, Indira Gandhi, en 1984, y el de su hijo Rajiv, quien también fue primer ministro, en 1991. Entre estos dos magnicidios, ambos perpetrados por minorías que se levantaron contra la controvertida dinastía política que fomentó la opresión y la división social del país, Adiga configura en su relato las vidas de los habitantes de la ciudad de Kittur. Kittur es una ciudad ficticia ubicada en la costa del Sur de la India, entre Goa y Calicut (hoy llamado Kozhikode), y esta maravillosa colección de relatos es, de hecho, una parodia burlesca de una guía para viajeros que visitan esta ciudad. Los habitantes de Kittur, al igual que los dos niños pordioseros y sus padres en el triste relato que aparece a continuación, están atrapados en una dura realidad que los condena permanentemente a la decepción, aun de las personas más próximas a ellos. Adiga, con gran sensibilidad y muy sentidas descripciones, les ha dado un rostro humano a estos seres marginales, y ha logrado enhebrar un delicado hilo que une el corazón del lector –que no es sino un turista, un visitante temporario– con los habitantes locales, tan lejanos a él. Es el juego irónico de Adiga, precisamente, aquello que logra llevar a cabo la promesa que la guía Lonely Planet ha realizado a sus lectores: “experimentar el mundo y llegar verdaderamente al corazón de los sitios”. El título del relato, “El cruce del pozo de agua fresca”, no es sino otra manifestación de este mismo juego: el nombre exótico, que supuestamente señala un sitio turístico, no es más que el nombre de una bulliciosa plaza de un barrio sumido en la pobreza, un punto de referencia para una niña que ha sido enviada a recoger una dosis de droga para su padre. Adiga vuelve a poner en escena todo aquello que se ha “ahorrado” a quienes buscan experiencias ‘exóticas’ en el subcontinente indio, todo lo dañado y lo desesperado y lo gritado. La lectura de sus relatos lleva al lector por senderos que son temblorosos e inseguros, pero también honestos y potentes.