the short story project

search
A través del fuego

Alon Marcus sobre:

A través del fuego por Rudyard Kipling

Rudyard Kipling nació en la India en 1865. Recibió educación en Inglaterra, la patria de sus padres, tras la cual retornó a la India. Durante muchos años trabajó como periodista, un oficio que lo puso en contacto con una gran cantidad de historias y de personas, y que contribuyó a darle forma a su estilo literario. Su lenguaje es sucinto y preciso, incluso en aquellos momentos en los que se permitió ser más lírico, y en numerosas oportunidades le cedió la palabra a sus hablantes, quienes entablaron diálogos con él y con los lectores. En el cuento “A través del fuego”, Kipling se basa en un informe policial para narrar una emotiva historia de amor llena de pathos.

Durante muchos años Kipling fue visto como un poeta que glorificaba al Imperio Británico y la superioridad del hombre blanco, como alguien cuyos poemas convocaban a los jóvenes a alistarse en el ejército. Sus protagonistas suelen consagrarse a cierta ley u orden superior, por la cual están dispuestos a sacrificarse. Su devoción por esta clase de principios hizo que declinara su popularidad después de la Primera Guerra Mundial. El propio Kipling tuvo una tragedia personal cuando perdió a su hijo en dicha guerra.

Sin embargo, con el paso del tiempo, Kipling se ha revelado como un escritor sensible y que ha tratado respestuosamente al “otro”. Su tono periodístico-informativo es una máscara. Sus poemas de guerra son amargos e irónicos (por ejemplo, “The Widow at Windsor”); su poema más famoso, titulado “If” [“Si…”], es un extraordinario breviario de principios cuasi zen-budistas.

La capacidad de Kipling en tanto narrador (incluso en sus poemas, de índole mayormente narrativa) ha hecho que continuemos leyendo su obra e interesándonos por su vida. Escritores como T. S. Eliot y Borges han manifestado gran admiracion por él, e incluso George Orwell –que políticamente se posicionó en las antípodas de Kipling– ha escrito sobre él con fervor y calidez. Segun Orwell, Kipling se vendió a la clase dirigente británica no económicamente, sino afectivamente: él creía profunda y sinceramente en los valores sobre los cuales escribió. La responsabilidad, la modestia y la dedicación, son rasgos característicos de sus personajes, y también lo fueron de su escritura.

Conocemos a Kipling principalmente como autor de literatura infantil (“El libro de la jungla”, “Just so stories”), y también como autor de libros más serios (“Kim”) y de narrativa breve. He aquí uno de sus cuentos cortos, en el que Kipling emerge en todo su esplendor incursionando en este género.

0