Vigilia

Kit Maude sobre:

Vigilia por Oliverio Coelho

¿Quién no se ha sentido estancado alguna vez en un trabajo sin salida? Muchas de las sensaciones iniciales que experimenta el protagonista de “Vigilia” resultarán familiares: el sentimiento de inercia e inutilidad, la dependencia económica, la relación extrañamente simbiótica que puede darse con tu patrón, basada frecuentemente en la desconfianza mutua y el resentimiento… En este cautivante relato, Oliverio Coelho toma una situación cotidiana y le añade una buena dosis de rareza gótica. Un rasgo distintivo de la literatura de Coelho es que sus personajes no se comportan tal como uno esperaría que lo hicieran; y “Vigilia”, en este sentido, no defrauda. El protagonista, en vez de abandonar su puesto en la “penumbrosa casa” inmediatamente, pareciera casi relamerse ante el bizarro dilema en que se encuentra, sumándose enérgicamente al confuso juego de intrigas y voyeurismo recíproco al que es sometido por Antonieta y Adolfo Voisin, su memorable y extrañísima pareja de patrones. Mientras el lector observa cómo el protagonista queda gradualmente atascado en una situación sin retorno, quedará ante la perspectiva de estar en presencia de un brillante, extremadamente original y talentoso contador de historias.