Félix Rubén García Sarmiento Darío, era un poeta nicaragüense, periodista, diplomático y “príncipe de las letras castellanas”, considerado como iniciador y el máximo representante del modernismo literario en lengua española. Nació en Metapa (hoy – Ciudad Darío), República de Nicaragua, en 1867. Pasó su infancia en León, en casa de su tía Bernarda Sarmiento y su esposo el coronel Félix Ramírez Madregil, donde se reunían políticos e intelectuales de la época. De formación humanística, Darío era un lector y escritor precoz. Según el propio poeta, ya a los tres años sabía leer y a los diez años componía versos, sin cometer ni una sola falta de ritmo. Estudió en un colegio jesuita, donde conoció sus primeros clásicos latinos. En 1879 compuso el soneto “La fe”, su primera obra conocida, y con 14 años empezó su actividad periodística en varios periódicos nicaragüenses. En sus poemas juveniles se mostró independiente y progresista, defendiendo la libertad, la justicia y la democracia. En Centroamérica llegó a ser conocido como “el poeta niño”. A los 15 años viajó a El Salvador y fue acogido bajo la protección del presidente de la república Rafael Zaldívar. En esta época conoció al poeta salvadoreño Francisco Gavidia, bajo cuyos auspicios intentó por primera vez adaptar el verso alejandrino francés a la métrica castellana, rasgo distintivo tanto de la obra de Rubén Darío como de toda la poesía modernista. En 1886, con 19 años, decidió trasladarse a Chile, en donde pasó tres años trabajando como periodista y colaborando en diarios y revistas como La Época y La Libertad Electoral (de Santiago) y El Heraldo (de Valparaíso). Allí conoció a Pedro Balmaceda Toro, escritor e hijo del presidente de Chile, quien le introdujo en los principales círculos literarios, políticos y sociales del país, y le ayudó a publicar su primer libro de poemas Abrojos (1887), animándole a presentarse a varios certámenes literarios. Su poema Canto épico a las glorias de Chile, presentado en un concurso literario convocado por el millonario Federico Varela, le ganó el primer premio y sus 300 primeros pesos conseguidos con la literatura. En 1888 publicó el poemario Azul, considerado como el punto de partida del Modernismo. Esta fama le permitió obtener el puesto de corresponsal del diario La Nación de Buenos Aires. En 1892 viajó a Europa: en Madrid, como miembro de la delegación diplomática de Nicaragua en los actos conmemorativos del Descubrimiento de América, conoció a numerosas personalidades de las letras y la política españolas. En París entró en contacto con los ambientes bohemios de la ciudad. Entre 1893 y 1896 residió en Buenos Aires, donde publicó dos de sus obras más destacadas: Los raros y Prosas profanas y otros poemas, que supuso la consagración definitiva del Modernismo literario en español. En 1903 fue nombrado cónsul de Nicaragua en París. Dos años más tarde, se desplazó a España como miembro de una comisión nombrada por el gobierno nicaragüense, para resolver una disputa territorial con Honduras, y ese año Darío publicó el tercero de los libros capitales de su obra poética: Cantos de vida y esperanza, los cisnes y otros poemas, editado por Juan Ramón Jiménez. En 1906 participó, como secretario de la delegación nicaragüense, en la Tercera Conferencia Panamericana que tuvo lugar en Río de Janeiro. Poco después fue nombrado ministro residente en Madrid del gobierno nicaragüense de José Santos Zelaya. Entre 1910 y 1913 viajó por varios países de América Latina y en estos años redactó su autobiografía, La vida de Rubén Darío escrita por él mismo, y la obra Historia de mis libros. En 1914 se instaló en Barcelona, donde publicó su última obra de importancia, Canto a la Argentina y otros poemas. Poco después de estallar la Primera Guerra Mundial, regresó definitivamente a su Nicaragua natal, donde falleció en 1916.

 

Fernanda Trías es escritora uruguaya. Nació en Montevideo en 1976. Es autora de las novelas La azotea (2001), Cuaderno para un solo ojo (2002), Bienes muebles (2013), La ciudad invencible (2014), la plaquette de relatos El regreso (2012) y el libro de cuentos No soñarás flores (2016). En 2004 ganó una beca de la Unesco para ir a escribir en Camac, una residencia de artistas en Marnay-sur-Seine. Vivió cinco años en el pueblo medieval de Provins y algunos meses en Londres. Residió un año en Berlín y dos años en Buenos Aires. Realizó una maestría en escritura creativa de la Universidad de Nueva York y fue discípula del escritor uruguayo Mario Levrero. Integró antologías de nueva narrativa en Colombia, Estados Unidos, Uruguay, Alemania (Neues vom Fluss: Junge Literatur aus Argentinien, Uruguay und Paraguay, 2010), Inglaterra (Uruguayan Women Writers, 2012) y Perú (Asamblea portátil, 2009). Su novela La azotea fue seleccionada entre los mejores libros del año 2001 por el suplemento El País Cultural, y obtuvo el tercer premio de narrativa édita en el Premio Nacional de Literatura de Uruguay (2002). En 2006 recibió el Premio de la Fundación BankBoston a la Cultura Nacional.

Juan Carlos Onetti nació en Montevideo en 1909. Es considerado uno de los más importantes escritores en lengua española en el siglo veinte. Entre 1939 y 1993 publicó Onetti dieciseis novelas y ocho colecciones de cuentos. Vivió en Buenos Aires y en Montevideo, hasta que en 1974 se exilió en España, tras pasar tres meses encarcelado en un manicomio por orden de la junta militar uruguaya. Onetti ganó el premio Cervantes en 1980 y hasta fue nominado al premio Nobel de Literatura. Onetti no tuvo el reconocimiento que tuvieron escritores como Vargas Llosa, García Marquez o Carlos Fuentes, pero es considerado por mucho lectores y críticos como uno de los más grandes modernistas en lengua español.

 

Vera Giaconi nació en 1974 en Montevideo, Uruguay, pero vivió toda su vida en Buenos Aires. Trabaja como editora, correctora y redactora free-lance para diversas revistas y editoriales desde hace más de trece años. También imparte talleres literarios. Carne viva, su primer libro de cuentos, fue publicado en 2011 por Eterna Cadencia en Argentina y en 2013 fue traducido al hebreo y publicado por Zikit Books en Israel. Seres queridos, su segundo libro de cuentos, fue uno de los cinco finalistas del Premio Internacional de Narrativa Breve Ribera del Duero 2015. En 2016 será publicado por Anagrama.

Horacio Quiroga (1878-1937) fue un cuentista, dramaturgo y poeta uruguayo y es considerado uno de los maestros del cuento latinoamericano. Quiroga era un autor conocido en vida y muchos de sus obras gozaban de gran popularidad. Su vida fue plagada en accidentes trágicos, suicidios y muertes inesperadas. Si padre murió en un accidente de caza cuando tenía un año y en 1901 mató a su mejor amigo también de forma accidental. Su primera mujer se suicidó y él mismo se quitó la vida tras enterarse de que estaba enfermo de cáncer. Sus cuentos más famosos transcurren en las selvas de Misiones y retratan la impotencia del hombre frente a una naturaleza violenta y aterradora. Durante toda su vida experimentó una fascinación incesante con la selva y vivió largas temporadas en Misiones. Quiroga reconoció como su maestro a Edgar Allen Poe y a lo largo de su obra se notan también una marcada influencia por autores como Guy de Maupassant y Rudyard Kipling.