Giuseppe Caputo (Barranquilla, 1982) estudió Escritura Creativa en la Universidad de Nueva York y en la Universidad de Iowa, donde además se especializó en estudios queer y de género. Giuseppe es autor de la novela Un mundo huérfano, publicada en Colombia, España, México, Chile y cuya edición en inglés saldrá al mercado en 2019. Giuseppe es colaborador de la revista Arcadia y el diario El Tiempo de Colombia, además de ser el director de contenidos culturales de la Feria Internacional del Libro de Bogotá.

Recaredo Veredas es un escritor español. Nacido en Madrid, ha estudiado Derecho, Edición y Creación Literaria. Ha publicado seis libros –un poemario, dos libros de cuentos, dos ensayos y una novela–. En abril-mayo de 2019 publicará el séptimo, un poemario titulado Esa franja de luz. Ha trabajado para diversas editoriales, entre las que destaca Alfaguara. Ha sido profesor en la Escuela de Letras y en Fuentetaja. Ha reseñado, entre otros medios, en Quimera, ABC, Política Exterior, Letras Libres y Revista de Libros.

Martín Felipe Castagnet nació en La Plata, Argentina en 1986. Es traductor de novelas y editor asociado de la revista bilingüe The Buenos Aires Review. Su primera novela publicada, Los cuerpos del verano (ed. Factotum 2012), ganó el Premio a la Joven Literatura Latinoamericana otorgado en Francia; el año próximo saldrá su segunda novela, Los mantras modernos (ed. Sigilo). Acaba de concluir su doctorado en letras en la UNLP sobre la editorial Minotauro. Estudia japonés desde hace más de diez años de forma interrumpida.

 
 

Federico Falco (1977) es un escritor argentino. Nació en General Cabrera, un pueblo del interior bordeando la Pampa. Ha publicado las colecciones de cuentos “222 patitos”, “00”, “El pelo de la virgen”, “La hora de los monos” y “Un cementerio perfecto”, además de dos libros de poesía, una nouvelle y una obra de teatro. Es profesor de cine, literatura y arte contemporáneo en la Universidad Blas Pascal en Córdoba. Ha recibido una beca del Banco Santander y la Universidad de Nueva York para estudiar un máster en escritura creativa. Actualmente vive entre Argentina, Madrid y Nueva York.

Luis Carlos Fuentes Ávila (México DF, 1978), narrador, guionista y editor. Es egresado de la Escuela de Escritores de la SOGEM y de la Escuela Superior de Estudios Cinematográficos de París. Su libro de cuentos Palma de negro ha ganado el premio Manuel José Othón en 2007. Mi corazón es la piedra donde afilas tu cuchillo es su segundo libro.

Fernanda Melchor (Veracruz, México, 1982) es autora de la novela Falsa liebre (2013) y el libro de crónicas Aquí no es Miami (2013). Es periodista egresada de la Universidad Veracruzana y maestra en Estética y Arte por la Universidad Autónoma de Puebla. Algunos de sus relatos y reportajes literarios han sido publicados en revistas como ReplicanteLetras LibresGQ y Vice, así como en la antología Mexico 20. New Voices, Old traditions (Pushkin press, 2015). En 2013 fue reconocida por la revista La tempestad como la escritora emergente del año en el panorama literario mexicano, y en 2015 por el Conaculta, el Hay Festival y el British Council como una de las escritoras menores de cuarenta años más destacadas de su país.

Marcelo Cohen es un escritor argentino. También es traductor y crítico literario. Ha construido un territorio literario propio, señalado por una extrañeza ligera en las costumbres y el entorno tecnológico que evocan un mundo paralelo y cercano al futuro. Ha publicado doce novelas, entre ellas El país de la dama eléctrica (1984), Donde yo no estaba (2006), En casa de Ottro (2009) y Gongue (2012); seis libros de cuentos, entre ellos El instrumento más caro de la tierra (1984), El fin de lo mismo (1992), Los acuáticos (2001) y La solución parcial (2003) y los libros de ensayo Buda (1999) Roberto Bolaño: la escritura como tauromaquia (1999), ¡Realmente fantástico! y otros ensayos (1999) y Música Prosaica (2004). Nació en Buenos Aires en 1951, estudió letras en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires pero no terminó la carrera. A finales de 1975, viajó a España, donde decidió quedarse por la situación política en Argentina. Durante su larga estadía en Barcelona fue redactor-jefe de la revista cultural El viejo topo. Ha publicado reseñas y artículos en el diario El País, la revista Quimera y el diario La Vanguardia de Barcelona, y el diario Clarín y la revista mensual Página 30, de Buenos Aires. Dirigió una edición de las obras completas de Shakespeare traducidas por escritores iberoamericanos, y es co-director de la revista de letras y artes Otra parte. Ha traducido más de cien libros de literatura y ensayo del inglés, el francés, el italiano, el portugués y el catalán. Sus traducciones incluyen, entre otras, obras de Christopher Marlowe, Ben Jonson, Jane Austen, Henry James, T.S. Eliot, Philip Larkin, A.R. Ammons, Wallace Stevens, Scott Fitzgerald, J.G. Ballard, William Burroughs, Italo Svevo, Raymond Roussel, Machado de Assís y Clarice Lispector. La prosa poco corriente de Cohen le ha ganado el Premio Konex 2004: Novela Quinquenio 1999-2003 y el Premio de la Critica por su novela Balada (2011).

Rodrigo Rey Rosa (Guatemala, 1958) es uno de los escritores más reconocidos de la lengua española de las últimas décadas, traductor y viajero. Ha publicado diez novelas, entre ellas, El cojo bueno (1996), La orilla africana (1999), y El material humano (2017); y más de seis libros de relatos, entre los cuales se destacan El cuchillo del mendigo (1985), El agua quieta (1989), Cárcel de árboles (1991), Lo que soñó Sebastián (1994), Ningún lugar sagrado (1998) y Otro zoo (2005). A los 18 años, después de haber terminado la enseñanza secundaria en su país, recorrió el viejo continente por un año. En 1979, debido al ambiente “de violencia y crispación” en Guatemala, abandonó la carrera de Medicina y se marchó a Nueva York, con el fin de ingresar en la School of Visual Arts. Estudió cine dos años en esa escuela y en 1983 la dejó. En 1980 viajó por primera vez a Marruecos. Allí conoció a su amigo íntimo, el escritor y traductor estadounidense Paul Bowles, quien tradujo sus tres primeras obras al inglés. Sus obras han sido traducidas además al francés, alemán, holandés, italiano y japonés. Regresó a Guatemala a los principios de los 1990 y desde entonces ha estado “entrando y saliendo” (Nueva York, Colombia, España, Marruecos, Cuba). La traducción ocupa un puesto importante en la obra creativa de Rey Rosa, quien suele alternar la escritura y la traducción para “encontrar recursos”. Ha traducido a autores como Paul Bowles, Norman Lewis, Paul Léautaud y François Augiéras. Ha ejercido asimismo el periodismo y ha dirigido un largometraje dedicado a Paul Bowles —Lo que soñó Sebastián— basado en su obra de 1994 y con guion compartido junto a Robert Fitterman. La película participó en el Festival de Sundance 2004 y fue presentada en el Festival de Cine de Berlín. La obra de Rodrigo Rey Rosa le ha valido el reconocimiento unánime de la crítica internacional. Es galardonado del Premio Nacional de Literatura de Guatemala Miguel Ángel Asturias 2004 y del Premio Iberoamericano de Letras José Donoso 2015.

Krina Ber nació en Polonia, en 1948. Es narradora y arquitecta. Creció en Israel, estudió en Lausanne, Suiza y se casó en Portugal antes de radicarse, en 1975, en Caracas. Comenzó a escribir en español en el año 2000, en el taller de narrativa de la Universidad Católica Andrés Bello, dirigido por el escritor Eduardo Liendo. Obtuvo una maestría en literatura comparada en la UCV en 2007. Ha publicado los libros Cuentos con agujeros (2005, Premio Monte Ávila Editores para Obras de Autores Inéditos, mención narrativa), Para no perder el hilo (2009), El espacio en la ficción de dos obras contemporáneas: El jinete polaco, de Antonio Muñoz Molina y agua quemada de Carlos Fuentes (2011), Los dibujos de Lisboa (2013), La hora perdida y La nube de polvo (2015). Obtuvo la mención especial del Concurso de Cuentos de El Nacional 2001 por su cuento “Benjamín y la caminadora” y en 2007 obtuvo el premio del concurso por su cuento “Amor”. Fue finalista del Concurso Nacional de Cuentos de SACVEN 2002 por su cuento “Los milagros no ocurren en la cola”, y premiada del mismo en 2007 por su cuento “Los dibujos de Lisboa”. Su cuento “El secuestro” ganó la XI Bienal Literaria “Daniel Mendoza” de Ateneo de Calabozo, Venezuela (2005).

Sitio web oficial de krina ber

Félix Rubén García Sarmiento Darío, era un poeta nicaragüense, periodista, diplomático y “príncipe de las letras castellanas”, considerado como iniciador y el máximo representante del modernismo literario en lengua española. Nació en Metapa (hoy – Ciudad Darío), República de Nicaragua, en 1867. Pasó su infancia en León, en casa de su tía Bernarda Sarmiento y su esposo el coronel Félix Ramírez Madregil, donde se reunían políticos e intelectuales de la época. De formación humanística, Darío era un lector y escritor precoz. Según el propio poeta, ya a los tres años sabía leer y a los diez años componía versos, sin cometer ni una sola falta de ritmo. Estudió en un colegio jesuita, donde conoció sus primeros clásicos latinos. En 1879 compuso el soneto “La fe”, su primera obra conocida, y con 14 años empezó su actividad periodística en varios periódicos nicaragüenses. En sus poemas juveniles se mostró independiente y progresista, defendiendo la libertad, la justicia y la democracia. En Centroamérica llegó a ser conocido como “el poeta niño”. A los 15 años viajó a El Salvador y fue acogido bajo la protección del presidente de la república Rafael Zaldívar. En esta época conoció al poeta salvadoreño Francisco Gavidia, bajo cuyos auspicios intentó por primera vez adaptar el verso alejandrino francés a la métrica castellana, rasgo distintivo tanto de la obra de Rubén Darío como de toda la poesía modernista. En 1886, con 19 años, decidió trasladarse a Chile, en donde pasó tres años trabajando como periodista y colaborando en diarios y revistas como La Época y La Libertad Electoral (de Santiago) y El Heraldo (de Valparaíso). Allí conoció a Pedro Balmaceda Toro, escritor e hijo del presidente de Chile, quien le introdujo en los principales círculos literarios, políticos y sociales del país, y le ayudó a publicar su primer libro de poemas Abrojos (1887), animándole a presentarse a varios certámenes literarios. Su poema Canto épico a las glorias de Chile, presentado en un concurso literario convocado por el millonario Federico Varela, le ganó el primer premio y sus 300 primeros pesos conseguidos con la literatura. En 1888 publicó el poemario Azul, considerado como el punto de partida del Modernismo. Esta fama le permitió obtener el puesto de corresponsal del diario La Nación de Buenos Aires. En 1892 viajó a Europa: en Madrid, como miembro de la delegación diplomática de Nicaragua en los actos conmemorativos del Descubrimiento de América, conoció a numerosas personalidades de las letras y la política españolas. En París entró en contacto con los ambientes bohemios de la ciudad. Entre 1893 y 1896 residió en Buenos Aires, donde publicó dos de sus obras más destacadas: Los raros y Prosas profanas y otros poemas, que supuso la consagración definitiva del Modernismo literario en español. En 1903 fue nombrado cónsul de Nicaragua en París. Dos años más tarde, se desplazó a España como miembro de una comisión nombrada por el gobierno nicaragüense, para resolver una disputa territorial con Honduras, y ese año Darío publicó el tercero de los libros capitales de su obra poética: Cantos de vida y esperanza, los cisnes y otros poemas, editado por Juan Ramón Jiménez. En 1906 participó, como secretario de la delegación nicaragüense, en la Tercera Conferencia Panamericana que tuvo lugar en Río de Janeiro. Poco después fue nombrado ministro residente en Madrid del gobierno nicaragüense de José Santos Zelaya. Entre 1910 y 1913 viajó por varios países de América Latina y en estos años redactó su autobiografía, La vida de Rubén Darío escrita por él mismo, y la obra Historia de mis libros. En 1914 se instaló en Barcelona, donde publicó su última obra de importancia, Canto a la Argentina y otros poemas. Poco después de estallar la Primera Guerra Mundial, regresó definitivamente a su Nicaragua natal, donde falleció en 1916.