accountSlide

Resultados de búsqueda:


El cuadrado

El cuadrado - cuento

Elisa R.V. García

La luz del sol se deslizaba dentro del cuarto, formando un marco blanco alrededor de la cortina negra y corta que apenas cubría la ventana. El resplandor alrededor de la ventana oscurecida le recordaba al…

El agua quieta

El agua quieta - cuento

Rodrigo Rey Rosa

En el fondo de cieno y guijas de la laguna descansaba el cuerpo de un hombre, los ojos abiertos, como si mirase el sol líquido de un cielo inferior. Un pequeño pez negro y amarillo…

Hijos

Hijos - cuento

José Miguel Tomasena

1 Conocí a Olegario y a su hijo William en la cantina del pueblo. Yo llevaba semanas huyendo. Viajaba de un lugar a otro, ebrio. Dormía en el coche, comía cuando me daba hambre. Me…

El cadáver

El cadáver - cuento

Clemens J. Setz

Cuando volvió del trabajo a su casa, Markus Kellmer se encontró con una mujer desnuda sobre la alfombra de su sala de estar. La cabellera desgreñada le recordó la forma en que de niño dibujaba…

Pescábamos cohetes

Pescábamos cohetes - cuento

Karen Köhler

  1 Me pusiste en la mano el anillo con un sello de tu abuelo nazi y me pediste que lo lanzara al mar. O a algunas aguas. Porque no podías con él. Entonces te…

Muerte materna

Muerte materna - cuento

Michael Lentz

Madre desapareció el veinte de agosto de mil novecientos noventa y ocho a eso de las veintitrés horas y cincuenta minutos. El veintiuno de agosto de mil novecientos noventa y ocho a eso de las…

Funny Valentine

Funny Valentine - cuento

Paulo Scott

El taxi anduvo por toda la ciudad. El chofer ya me miraba con cara atrevida, insinuándose con chistecitos sin gracia. Esperé a terminar el cigarrillo. Le pedí que estacionara en la esquina del bar Occidente….

El jardín

El jardín - cuento

Luis Negrón

Sharon aprovechó que lavábamos los platos para decirme que había estado pensando en el día en que Willie, mi amante, ya no estuviera. —No paro de pensar en eso, Nestito. Lo veo todo el tiempo…

El becerro de Lego

El becerro de Lego - cuento

Jon Bilbao

Debo comenzar pidiéndole disculpas por enviarle esta carta sin que nos conozcamos. En un primer momento me propuse visitarla en su casa y contarle en persona lo que aquí voy a escribir, pero después pensé…

El desentierro de la angelita

El desentierro de la angelita - cuento

Mariana Enríquez

A mi abuela no le gustaba la lluvia y antes de que cayeran las primeras gotas, cuando el cielo se oscurecía, salía al patio del fondo con botellas y las enterraba hasta la mitad, todo…