accountSlide

Resultados de búsqueda:


El agua quieta

El agua quieta - cuento

Rodrigo Rey Rosa

En el fondo de cieno y guijas de la laguna descansaba el cuerpo de un hombre, los ojos abiertos, como si mirase el sol líquido de un cielo inferior. Un pequeño pez negro y amarillo…

El almohadón de plumas

El almohadón de plumas - cuento

Horacio Quiroga

Su luna de miel fue un largo escalofrío. Rubia, angelical y tímida, el carácter duro de su marido heló sus soñadas niñerías de novia. Ella lo quería mucho, sin embargo, a veces con un ligero…

Pistolas de plata

Pistolas de plata - cuento

Liliana Lara

Con qué manos podría Edgardo haber cazado un animal, si él no tenía manos ni para el amor, mucho menos para la muerte. Se había vuelto un nulo mequetrefe, sentado todo el día frente a…

Güija con la Stasi

Güija con la Stasi - cuento

Sarah Khan

Ella es una señora de barrio, uno se la encuentra en el supermercado, en la cola del correo. Como el lunes, cuando trae al niño, como el martes, cuando nada sus largos en la piscina…

Diario de una lectora de diarios

Diario de una lectora de diarios - cuento

Eduardo Berti

Jueves 6 de julio Me pongo a escribir porque al fin tengo algo para contarte. El muchacho del quiosco hoy no me trajo el diario. Fui a quejarme. Camino al quiosco se me ocurrió la…

Oxitocina

Oxitocina - cuento

Miguel Serrano Larraz

Mi hermana siempre decía que era mucho mejor tener un sobrino que tener un hijo. Supongo que nuestra madre habría estado de acuerdo. Según mi hermana, con un sobrino disfrutabas de todo lo bueno, de…

Una casa en las afueras

Una casa en las afueras - cuento

Valeria Correa Fiz

En febrero de 2001 encontramos exactamente lo que buscábamos: una casa de madera en las afueras de Miami con amplias ventanas junto a un canal que vertía sus aguas verdes en el Atlántico. Nos creíamos…

La aventura del mariscal de Bassompierre

La aventura del mariscal de Bassompierre - cuento

Hugo von Hofmannsthal

Por las funciones que me tocó desempeñar en cierto momento de mi vida, debía cruzar regularmente varias veces por semana a una hora determinada el puente pequeño (por entonces no se había construido aún el…

Cincuenta gradaciones de gris

Cincuenta gradaciones de gris - cuento

Anna Prizkau

¿Qué buscas aquí? Eso dicen los ojos, severos ojos. La boca solo dice: “La pieza número doce está arriba”. Luego debe retirarse, la severa empleada del hotel. Solo la soledad duerme hoy aquí. Ningún otro…

La canción que cantábamos todos los días

La canción que cantábamos todos los días - cuento

Luciano Lamberti

Me llamo Tomás, tengo treinta años, vivo con mi padre. Somos dos solitarios en una casa grande que se cruzan a horas insólitas y se tratan con respeto, pero podemos pasar días enteros sin vernos….