Una velada encantadora - Margarita Leoz | THE SHORT STORY Project
leyendo ahora: Una velada encantadora | Margarita Leoz

Margarita Leoz | del:español

Una velada encantadora

Aquella noche teníamos invitados en casa e Inés llevaba alterada toda la semana. Localizaba recetas innovadoras en Internet, las imprimía y me sepultaba la mesa de trabajo bajo montañas de folios. Soy psiquiatra y me gusta el orden y no soporto la invasión de mis espacios sin motivo justificado. No obstante, fui razonable e intenté que Inés se pusiese en la piel de uno de mis pacientes. ¿Cómo se sentiría si llegase a una consulta y encontrase un montón de papeles desperdigados por la sala? Yo sabía que mis tácticas persuasivas habían dejado de surtir efecto el día en el que dejó de ser mi paciente y se convirtió en mi esposa, pero al final conseguí que recogiese todo antes de iniciar la consulta con el paciente de los viernes, un adicto al trabajo en fase avanzada.

En los últimos años solíamos rehusar las invitaciones a las casas de nuestros amigos y, por ende, nuestros amigos dejaron de brindárnoslas y de aceptar las nuestras, cada vez más esporádicas. Desde que nacieron las gemelas disponíamos de poco tiempo para reuniones sociales. Pero hacía tres meses, cuando las niñas cumplieron siete mágicos años, decidimos que era hora de retomar los encuentros abandonados por el cuidado de las pequeñas. Empezamos a salir con más asiduidad. Éramos unos padres responsables, se podría decir.

Aquella noche habíamos invitado a una pareja algo mayor que nosotros, pero la diferencia de edad casi no se percibía. No tenían hijos. Manteníamos una cierta amistad desde hacía tanto tiempo que ya ni nos acordábamos. De hecho, Inés era medio prima de Eduardo, que había conocido a su esposa Adela en nuestra boda. Adela había sido compañera mía de facultad y de alguna juerga universitaria nunca más mencionada.

Dos semanas antes, Adela me había llamado por teléfono desde el hospital para invitarme a cenar con ellos en su nuevo adosado. Cuando se lo conté, Inés se puso como loca y solo pensaba en devolverles la invitación. Recuerdo que aquella vez, en casa de Adela y Eduardo, no paró de adular la comida y la decoración. Lo hacía de manera burda y como a trompicones, jurando que aquellos muebles estilo colonial, elegidos por nuestros amigos, no diferían ni un ápice de los auténticos que ella y yo habíamos visto en nuestro viaje de novios a Tailandia.

Durante la cena en su casa hablamos de muchas cosas poco trascendentes. A veces conversábamos solo los hombres. Otras veces le preguntaba a Adela por sus casos y ella se interesaba por los míos. Nos gustaba intercambiar experiencias y anécdotas de chiste en las que los pacientes salían muy mal parados. Luego acabábamos discutiendo sobre lo que Adela calificaba de privilegios feudales de la psiquiatría privada frente a la pública. Adela tenía una forma de hablar chispeante y afilada que me seguía atrayendo con fuerza a pesar del paso del tiempo. Eduardo, entretanto, se aburría. Lo pillé en más de una ocasión bostezando sin tapujos. Supongo que se creía con derecho. Miraba al reloj de pared y en el fondo deseaba que nos acabásemos el vino. Inés aprovechaba para levantarse y dirigirse sola a la cocina, acarreando los platos sucios como si se tratase de su propia casa. Adela la dejaba hacer, ni le prestaba atención. Inés parecía, más que mi mujer, una sirvienta.

Tardamos en marcharnos. Eduardo se había espabilado, pretendía enseñarme su colección de plumas estilográficas. Me aseguró que en la nueva casa por fin disponía del espacio suficiente para exponerlas en una vitrina encargada a medida. Sus colecciones no me interesaban lo más mínimo. El coleccionismo era para mí algo catalogable entre las tendencias obsesivas. Miré al suelo mientras me mostraba un ejemplar nacarado y me fijé en que el cordón de uno de sus zapatos estaba suelto, pero no se lo advertí.

Una vez en la puerta, las mujeres se besaron con ruido y Eduardo y yo nos dimos un fuerte apretón de manos que acabó en un amago de abrazo. Pensé que esa sería la despedida definitiva, sin embargo, en el último momento, Inés se volvió a mirar de cerca los geranios de una jardinera, cuyo color apenas se distinguía en la oscuridad de la madrugada. Hube de volver sobre mis pasos. Adela insistía en que Inés debía llevarse un esqueje e Inés insistía aún más en que por favor no se molestase, pero acabó aceptando la rama con todo género de aspavientos. Entretanto temí muchas veces que Eduardo volviera a la carga con sus plumas, pero en su expresión ya solo se manifestaba el deseo de ponerse el pijama y meterse en su gran cama de estilo colonial.

Soy consciente de que, desde aquella noche, Inés únicamente pensaba en la visita de Adela y Eduardo a nuestra casa. Cuando nos subimos al coche y arranqué, calculando por dónde convenía tomar la salida, la observé, allí, sentada a mi lado, cómo sonreía con los ojos muy abiertos pero sin distinguir nada. Parecía un beato esperanzado ante un pelotón de fusilamiento. Con la mano derecha se aferraba con fuerza al esqueje del geranio. Me percaté de que se había pillado la falda con la puerta del coche sin darse cuenta. No nos dirigimos la palabra en todo el trayecto de vuelta. Inés estaba como ensimismada, a pesar de no haber bebido demasiado vino, y yo solo conducía, intentando concentrar la atención en mis pacientes, a quienes cada vez tenía más abandonados.

Cuando aparqué frente a la verja de nuestra casa, Inés apoyó su cara en mi hombro, estalló en lágrimas y me dio muchas veces las gracias. Al principio me asusté, repasé mentalmente qué tipo de trastorno psicótico mal curado podía provocar esa actitud. Luego se calmó, paró de llorar y me pidió permiso para organizar una cena e invitar a Eduardo y a Adela. Accedí, más porque quería acabar con la escena que porque me hiciese ilusión. Me observó con los ojos enrojecidos y alucinados a un tiempo y dejó caer su mirada en el horizonte nocturno, como antes. Estuve unos segundos contemplando su perfil. Ya no lo recordaba. Cómo le caían los rizos sobre la frente. No quería salir del coche, ni irme a ninguna parte.

Los días siguientes todo fue como la seda. Los pacientes parecían estar dispuestos a abrazar de nuevo la cordura y dejar de contar desgracias. Quizás fuera porque las noches se acortaban y les daba menos tiempo a maquinar suicidios. Pensé que, si todos ellos se curaban, yo no ganaría mucho y me vería obligado a buscar otros clientes más tarados aún. O tal vez creciera mi fama a nivel mundial y me viera en la necesidad de empezar a estudiar inglés para atender a las celebridades de Hollywood, sus ataques de grandeza y sus depresiones. Cuando me imaginaba esas cosas, la consulta se pasaba volando.

Al mismo tiempo, las gemelas metían menos bulla porque el verano se aproximaba y cada vez salían más a jugar al jardín. Inés me aseguraba que ella se ocuparía de todo lo referente a la preparación de la cena, que yo no tendría que mover un dedo. Por mi parte, no se lo había preguntado ni tampoco me había ofrecido a hacer nada, pero ella no se cansaba de insistir. Cuando la consulta se vaciaba, Inés pasaba las horas muertas con los codos sobre la mesa, estudiando páginas en Internet sobre protocolo en las comidas o sobre cómo doblar las servilletas de manera que emulasen pájaros. Más tarde intentaba ponerlo en práctica con las mantelerías que guardábamos en los armarios del salón y las servilletas no se tenían en pie. Algunas noches yo apagaba la luz de la mesilla y ella seguía al otro lado del tabique, tecleando términos en Google, con diez pantallas abiertas al mismo tiempo. Llegué a pensar que se metía en páginas de contactos y conversaba con desconocidos ansiosos de darle sus teléfonos y de preguntarle por el color de su ropa interior. Me recordó a una paciente que, dos años después de creer superada su adicción a los chats, todavía aseguraba que el hombre de su vida estaba allí, esperándola al otro lado del portátil.

El día de la cena empezó mal. El esqueje que Adela le había regalado a Inés caía torcido y sin vida fuera del vaso. Al verlo, a Inés le entró un ataque de histeria y la tuve que obligar a echarse unos minutos sobre la butaca destinada a mis pacientes. El reposabrazos estaba desgastado. Me pareció penoso e indigno de una consulta de la categoría de la mía. Inés estaba convencida de que la muerte del esqueje era un mal presagio y yo le aseguraba que no, que no, pero tampoco la sacaba de ahí. Se empecinaba en la obligación de comprar un geranio sin falta y regalárselo a Adela. A mí los geranios me parecían de una vulgaridad total. En una de esas, me ofrecí a ayudarla en algo, a preparar algo juntos como si fuese un proyecto común, y a ella se le fue pasando el disgusto. Habría preferido administrarle un Tranxilium, pero me arriesgaba a correr la suerte contraria y destapar la caja de los truenos.

Mi plan de ayuda y cooperación se resumía en acercarme al centro, dejar el coche en doble fila con los intermitentes encendidos y comprar algo en alguna tienda de delicatessen, pero Inés dispuso en la cocina cuchillos, tablas y robots de los que yo ignoraba por completo la existencia y el funcionamiento, y me metió el delantal por la cabeza como se le coloca un collar a un perro. Mi idea de la comida precocinada era para ella una aberración ultrajante y una falta de respeto a nuestros amigos. A mí me dio un poco de vergüenza todo aquello, el delantal y las manos sucias. Me acordé de esos programas de cocina en los que un ama de casa con ansias maternales mal encauzadas intenta enseñar sin éxito a un soltero cómo se pela una patata. Por suerte, con aquellos estupendos robots me tocó hacer muy poco y lo que me resultaba más pesado o pringoso se lo acababa endosando a Inés.

En plena faena, las niñas entraron en la cocina y pidieron merienda. Me miraron, se miraron y rieron. Sus risas no hacían ruido. Sonaban a hojas secas que crujiesen al pisarlas. No sé si reían por verme con el delantal o si solo estaban contentas porque aquella noche se iban a dormir a casa de su tía.

Inés preparó unos bocadillos y las niñas se los comieron mientras yo les aleccionaba sobre la importancia de la amistad entre hermanas. Me parecía crucial que las niñas empezasen a tomar conciencia de sus estados anímicos y les hablaba mucho de esos temas con la intención de evitar males futuros. Además, me había aburrido de sacarle bolitas al melón. Las gemelas me escuchaban con atención, luego mordisqueaban el bocadillo, se miraban y se reían y se oía el ruido como de crujidos. Inés no me hacía ni caso. Estaba demasiado ocupada. Fregaba cacharros que al minuto siguiente volvía a manchar.

Aunque no llegaron a acabarse la merienda, a Inés le entró prisa por dejarlas en casa de mi hermana. Me quité el delantal y me fui a vestir. Tuve que peinarlas yo solo. La coleta de una se ladeaba hacia la izquierda. La coleta de la otra, hacia la derecha y, como se parecen tanto, mi falta de destreza me puso en evidencia. Las miré en el espejo y les acaricié sus coletas maltrechas. Ellas se escabulleron. Me miré yo al espejo y a continuación cerré los ojos. Me imaginé en otro lugar, uno remoto, y volví a abrir los ojos y seguía estando allí. Tiré del cajón de las medicinas y calculé si faltaban más de la cuenta. Luego salí de casa.

Metí a las gemelas a regañadientes en el coche. En el último momento habían decidido que no iban, que querían quedarse con papá y mamá y que no querían que los otros mayores (Eduardo y Adela, se entiende) entrasen en casa. A mí me dio la risa y me sentí satisfecho de haber formado semejantes personalidades con tal capacidad de aserción. Pensé en volver sobre mis pasos y anunciarle a Inés con gesto serio que, visto cómo se lo estaban tomando las niñas, lo más conveniente era anular la cena. Luego temí que reaccionase violentamente y acabase con sus propias hijas. Sonreí con maldad.

Conduje deprisa por la carretera. Las niñas no hablaban. Cada una miraba de forma simétrica a los coches que adelantábamos o que nos adelantaban. Al llegar, mi hermana se extrañó, me esperaba una hora más tarde según había quedado por teléfono con Inés. Pareció contrariada.

—Es igual —dijo luego.

Me propuso entrar y tomar algo con ella.

—Hace mucho que no hablamos —dijo mi hermana—. Hay café recién hecho en la cocina.

Dudé de si quería que pasase su hermano o un psiquiatra. Podría recomendarle varios muy buenos.

—He de irme —dije yo—. Inés me está esperando y aún queda mucho por preparar.

No me disculpé. Tampoco acordamos la hora en la que iría a buscar a las gemelas al día siguiente. Quise decir adiós a las niñas, pero antes de que me diese cuenta ya habían desaparecido y supuse que estarían en alguna habitación haciéndole trastadas a la gata.

A la vuelta me metí por unas calles desconocidas para mí. De hecho no recordaba mucho aquel barrio y empezaba a hacerse de noche. Pensé que me iba a perder y que, si me perdía, llegaría tarde a la cena y que, si llegaba tarde a la cena, Inés sería capaz de ponerse a llorar delante de nuestros invitados. En marcha, agarré el volante con la mano izquierda y abrí la guantera con la derecha. El GPS no estaba en su sitio. Solo paquetes de Kleenex que nunca se usaban y varios CD de canciones infantiles. Al cerrar la guantera perdí el equilibrio y di un giro brusco con el volante. No acabé subiéndome a la mediana de milagro.

En la calle no había nadie a quien preguntar. Al girar la esquina vi un bar abierto, aparqué y bajé del coche. Entré con intención de preguntarle a alguien cómo salir de aquel barrio, pero en vez de eso, pedí un vino y me senté en un taburete al lado de la barra. Miré el reloj y comprobé que tenía tiempo de sobra para tomarme otro vino más.

El camarero me sirvió el primero de los dos vinos que iba a pedir. Su cara me resultaba familiar. Conforme bebía mi copa, caí en la cuenta de que era clavado al número uno de mi promoción, un chico llamado Ignacio Alcalde, muy inteligente y trabajador, pero marcado por un tic desagradable en la boca. Con ese gesto incontrolado, nadie le auguraba un futuro en esta profesión en la que los pacientes no te quitan ojo y es obligado cuidar las apariencias. Yo había perdido la pista de Ignacio hacía muchos años, hasta que llegué, sin saber muy bien cómo, al bar y me topé con aquel camarero. Sin problemas podía ser él, el mejor médico de la promoción del 78, desde entonces extraviado.

Dejé el vino a medio beber y pregunté por la salida. Me asustaba pensar que Ignacio había acabado allí y quise marcharme de inmediato. Pedí la cuenta como si me encontrara en un restaurante y el camarero me miró extrañado, dudando de si le estaba preguntando por el importe o además quería el ticket de la máquina. Pagué y el camarero o Ignacio me dio las explicaciones pertinentes para tomar la salida. Tenía una voz grave y cascada, en todo distinta de la que yo recordaba y eso me tranquilizó por un momento. Luego pensé que el tabaco, entre otros factores, podía cambiar el tono de una voz.

Arranqué el coche y encontré la salida a la primera. Intenté visualizar el nombre del bar, por si alguna vez volvía a pasar por allí a la luz del día. Me había quedado unos segundos contemplando el rótulo iluminado antes de entrar, pero ahora era incapaz de acordarme. Se había levantado algo de viento y sobre uno de los parabrisas descansaba una hoja picuda, que no dejaba de brillar con un reflejo azul. El móvil sonó. Metí quinta y luego saqué a tientas el teléfono del bolsillo de la americana. La hoja picuda desapareció como una mariposa espantada por un cachorro. Era un mensaje de Inés. Decía dónde estás, date prisa o empezaremos sin ti.

Como por instinto, levanté el pie del acelerador y dejé de adelantar al coche que me precedía.

arrow2right arrow2right cuentos que van juntos :

si disfrutaste de este cuento, aquí tienes unos cuentos más que harían excelente pareja.