search
Rubén Darío

Rubén Darío

Félix Rubén García Sarmiento Darío, era un poeta nicaragüense, periodista, diplomático y “príncipe de las letras castellanas”, considerado como iniciador y el máximo representante del modernismo literario en lengua española. Nació en Metapa (hoy – Ciudad Darío), República de Nicaragua, en 1867. Pasó su infancia en León, en casa de su tía Bernarda Sarmiento y su esposo el coronel Félix Ramírez Madregil, donde se reunían políticos e intelectuales de la época. De formación humanística, Darío era un lector y escritor precoz. Según el propio poeta, ya a los tres años sabía leer y a los diez años componía versos, sin cometer ni una sola falta de ritmo. Estudió en un colegio jesuita, donde conoció sus primeros clásicos latinos. En 1879 compuso el soneto “La fe”, su primera obra conocida, y con 14 años empezó su actividad periodística en varios periódicos nicaragüenses. En sus poemas juveniles se mostró independiente y progresista, defendiendo la libertad, la justicia y la democracia. En Centroamérica llegó a ser conocido como “el poeta niño”. A los 15 años viajó a El Salvador y fue acogido bajo la protección del presidente de la república Rafael Zaldívar. En esta época conoció al poeta salvadoreño Francisco Gavidia, bajo cuyos auspicios intentó por primera vez adaptar el verso alejandrino francés a la métrica castellana, rasgo distintivo tanto de la obra de Rubén Darío como de toda la poesía modernista. En 1886, con 19 años, decidió trasladarse a Chile, en donde pasó tres años trabajando como periodista y colaborando en diarios y revistas como La Época y La Libertad Electoral (de Santiago) y El Heraldo (de Valparaíso). Allí conoció a Pedro Balmaceda Toro, escritor e hijo del presidente de Chile, quien le introdujo en los principales círculos literarios, políticos y sociales del país, y le ayudó a publicar su primer libro de poemas Abrojos (1887), animándole a presentarse a varios certámenes literarios. Su poema Canto épico a las glorias de Chile, presentado en un concurso literario convocado por el millonario Federico Varela, le ganó el primer premio y sus 300 primeros pesos conseguidos con la literatura. En 1888 publicó el poemario Azul, considerado como el punto de partida del Modernismo. Esta fama le permitió obtener el puesto de corresponsal del diario La Nación de Buenos Aires. En 1892 viajó a Europa: en Madrid, como miembro de la delegación diplomática de Nicaragua en los actos conmemorativos del Descubrimiento de América, conoció a numerosas personalidades de las letras y la política españolas. En París entró en contacto con los ambientes bohemios de la ciudad. Entre 1893 y 1896 residió en Buenos Aires, donde publicó dos de sus obras más destacadas: Los raros y Prosas profanas y otros poemas, que supuso la consagración definitiva del Modernismo literario en español. En 1903 fue nombrado cónsul de Nicaragua en París. Dos años más tarde, se desplazó a España como miembro de una comisión nombrada por el gobierno nicaragüense, para resolver una disputa territorial con Honduras, y ese año Darío publicó el tercero de los libros capitales de su obra poética: Cantos de vida y esperanza, los cisnes y otros poemas, editado por Juan Ramón Jiménez. En 1906 participó, como secretario de la delegación nicaragüense, en la Tercera Conferencia Panamericana que tuvo lugar en Río de Janeiro. Poco después fue nombrado ministro residente en Madrid del gobierno nicaragüense de José Santos Zelaya. Entre 1910 y 1913 viajó por varios países de América Latina y en estos años redactó su autobiografía, La vida de Rubén Darío escrita por él mismo, y la obra Historia de mis libros. En 1914 se instaló en Barcelona, donde publicó su última obra de importancia, Canto a la Argentina y otros poemas. Poco después de estallar la Primera Guerra Mundial, regresó definitivamente a su Nicaragua natal, donde falleció en 1916.

 

Cuentos de este autor arrowBlackD


The Short Story Project C | The Short Story Project INC 2018

Lovingly crafted by Oddity&Rfesty